- Octubre de 2016 -

- Octubre de 2016 -

Previsión Meteorológica

SierraVsValle

Siéntelo también en:
Facebook: atalaya.camerana
Google+:+AtalayaCamerana
Twitter:@atalayacamerana
Contacto: atalayacamerana@gmail.com

"La cepa del Valle no deja ver el bosque de la Sierra" Francisco Javier García Pérez
"La Cultura es la cera y miel de la colmena europea" José Antonio Jáuregui Oroquieta

11 ene. 2014

Ruta de Senderismo: Torre - El Chozo Blanco de Viguera

 - Torre en Cameros - "El Chozo Blanco" de Viguera -

- Duración: 4,5 horas
- Dificultad: media.

- Lugares de interés por donde transcurre el recorrido:
- Villa de Torre en Cameros.
- Corrales o poblado de Antanares.
- Chozo Blanco de Viguera.
- Dólmenes de Cerro Palomero.
- Corrales de la Venta.
- El Trashumo, paso de trashumancia.

- Descripción:
Iglesia de San Martín de Torre en Cameros
El recorrido parte de una pista que hay a la derecha de la salida del pueblo de Torre, antes del cartel y de la carretera. Se asciende poco a poco entre los endrinos y calambruchos y se pasa por la antigua escombrera para dar vista al barranco de "Antoria" y a la dehesa de Santa María que quedan enfrente. De momento, se caminará todo el rato sobre el “barranco de Antoria”, que será la referencia a tener en cuenta.
Si el camino se hace en junio o julio, se pueden ver los hermosos Adonis en el Cerro de los Grajos.
Se sale de la pista marcada y se bordea el cerro por la derecha, entre enebros. Es el “Cerro de los grajos”. Pronto se verá aparecer de nuevo la pista abandonada anteriormente. Se retoma de nuevo en el paraje “Tierra colorada”, que es el color del terreno. 
Paraje abancalado de "Antanares" 
Llega un momento en el que se ve aparecer una antigua pista a la derecha poco transitada que baja directamente hacia el barranco.
Eras abancaladas en Antanares
Se pasa por un pilón, y poco después se llega a una zona abancalada. Es el paraje conocido como "Antanares", lugar que se dice fue un antiguo asentamiento. Quizá unos corrales. No se sabe. El caso es que hay muchas piedras amontonadas, unas eras con lo que pudo ser un hueco para refrescar el botijo y un pequeño chozillo de pastores semihundido. 
Chocillo de pastores en ruinas en el paraje de "Antanares"
El camino continúa entre enebros y acebos. Se bordea el barranco por lo que fue el antiguo camino de Torrecilla a Santa María, que aún se intuye, y se cruza el barranco de Antoria.
Barranco de Antoria. Al fondo, enfrente el pico de la Atalaya. 
Barranquillo de Antoria
Alzando la vista, una vez que se está al otro lado del barranco, se verá una choza de pastores. Está a media ladera, junto a la alambrada del linde de Viguera. Se cruza la alambrada y se asciende hasta él. Es un chozo rústico, hecho en piedra seca, bien conservado, de entrada estrecha, y con el techo de grandes lastras de piedras. 
Chocillo de pastores de Antoria, junto al linde entre Viguera y Santa María.
Primer plano del chocillo de pastores construído en piedra seca.
Se avanza atravesando el enebral, siempre ascendiendo ligeramente, hasta cumbrear. Es el final de la dehesa y del enebral de Santa María, donde todavía quedan ejemplares de acebos desperdigados. Aparecen también montículos que parecen ser una especie de túmulos.  Poco a poco se llega a una zona abierta y limpia, de amplios prados, aunque sigue habiendo enebros y acebos aquí y allá. 
Un acebo emerge de una especie de túmulo al final del enebral de Santa María.
Viguera y el Serradero entre los acebos
Acebo sobre el balcón de Viguera
Aparece de repente una pista bien marcada y arreglada. Es la pista que viene de Viguera. Hay que seguirla hacia la derecha como referencia para llegar al chozo. En el camino se dará vista el comienzo del Valle del Iregua, en un balcón sobre Viguera, el Serradero y la N-111 que conduce a Logroño. 
Viguera y el comienzo del Serradero
Se sigue la pista de grava hacia la derecha, sobre tan espléndido balcón y desde allí se verá una mancha blanca en la hondonada de los prados, entre los acebos, bajo un cerro. Es el Chozo Blanco de Viguera, y sobre él, al fondo, el Cerro Palomero. 
El Chozo Blanco de Viguera brilla entre el verde de los prados. A la derecha, Cerro Palomero.
El Chozo Blanco sobre el balcón de Viguera
Una vez en el chozo Blanco, siguiendo la pista ascendente, se llega a los Dólmenes del “Cerro Palomero”. 
Dólmen de Cerro Palomero
Volviendo sobre los pasos al chozo y siguiendo, bien por la pista de grava o evitándola, se bordean los barrancos de Antoria y los Villares en dirección a Cerroyera, el monte que tiene las antenas en la cumbre.
Una yeguada pasta y toza a sus anchas por la zona.
Situándose bajo las antenas de Cerroyera, en el helipuerto, se abandona la pista que va al “portillo de los ladrones” y Ribavellosa, y se asciende el cerrillo de la izquierda por unas rodadas que se intuyen en la hierba. 
Un helipuerto, punto de encuentro del retén de incendios, bajo las antenas Cerroyera

En la cumbre del cerrillo vuelve a aparecer otra bonita panorámica. A la derecha, al fondo, se ve el alto de la Rasa, como si fuera un cortafuegos. Debajo, la grandiosidad de la finca de Ribavellosa, con las casas que se dejan apreciar entre la espesura y al fondo, Nieva de Cameros y la Sierra de Cebollera.
De izquierda a derecha: alto del puerto de La Rasa, finca de Ribavellosa y al fondo, Nieva de Cameros.
Al frente, debajo, están los corrales de la venta, el Trashumo, eco de un pasado trashumante. Un poco más allá se ve Torre y en el horizonte, todas las cumbres del perfil más característico del Camero Viejo.
"El trashumo" y los Corrales de La Venta
Corrales de La Venta en "El Trashumo".
Se atraviesa la hilada de corrales por “el Trashumo” y se recupera la pista en el paraje de la “Tierra colorada”. La pista lleva de nuevo al Cerro de los grajos. Esta vez se bordea por el otro lado al de la ida, siguiendo la pista y una vez en la escombrera, a la derecha, se regresa a Torre en Cameros. 

Buen camino.



Francisco Javier García Pérez